Articulosblog‎ > ‎

El cuento como vehículo de crecimiento: la cuentoterapia en la escuela.

publicado a la‎(s)‎ 24 jul. 2016 13:31 por AICUENT   [ actualizado el 24 jul. 2016 13:31 ]

"EL CUENTO COMO VEHÍCULO DE CRECIMIENTO: LA CUENTOTERAPIA EN LA ESCUELA" – Lorenzo Hernández

publicado a la‎(s)‎ 25 ene. 2016 13:51 por AICU   [ actualizado el hace 5 horas ]

fondoweb.jpg“He aprendido… que la cabeza no oye nada

 hasta que el corazón escucha,

 y que lo que el corazón sabe hoy,

 la cabeza lo comprende mañana”.

                       James Stephens

 


Síntesis

Los cuentos son un vehículo de crecimiento por que ayudan, no solo a los niños sino a todos los seres humanos, a crecer y aumentar nuestro “ser nosotros mismos”,  ya que todos los cuentos reflejan aspectos de nosotros mismos … son la pantalla en la que nos vemos reflejados en los aspectos más íntimos, ya que el cuento posee un registro completo de emociones encerrando en sí verdades fundamentales y conflictos humanos básicos por eso puede y debe de ser utilizado en todas las áreas de desarrollo del curriculum en educación infantil  actuando como un elemento globalizador . Haciéndonos crecer y conocer nuestra parte más racional y mental, nuestra parte más emocional y nuestra parte más instintiva.

El cuento y sus símbolos  como reflejo de la realidad

A lo largo del transcurso de los cuentos maravillosos se plantean una serie de nudos o situaciones problemáticas en las que el héroe o protagonista  (con el que los niños-as se identifican – dándose el proceso de modelaje), a través de una serie de acciones y transformaciones, terminará por solucionarlas, pues una de las cosas más importantes de los cuentos, como decía Tolkien, es que sean eucatastróficos, es decir que acaben bien. Este término lo crea en 1947 en su ensayo sobre los cuentos de hadas, formándolo con la palabra “catástrofe” usada tradicionalmente en la crítica literaria clásica para referirse al desenlace o conclusión de un drama y añadiéndole el prefijo griego “eu-”, que significa “bueno”. Recordamos también la frase de  G.K. Chesterton. “Los cuentos de hadas son ciertos, no porque nos hablen de que existen dragones, sino porque nos dicen que podemos vencerlos”.  Lo realmente importante es que estos cuentos presentan , de manera simple y comprensible para el niño , todas las dificultades que se va a ir encontrado en su proceso de maduración y sobretodo el  cómo solucionarlas por difíciles que sean en nuestro desarrollo: la lucha por la propia identidad , la superación  de sus miedos, los celos con sus hermanos , los hechizos paternos y maternos y las manipulaciones afectivas , la consiguiente rebeldía con los padres, el  asumir el envejecimiento y  la muerte , etc.

Y todo esto lo hacen mediante el lenguaje de los símbolos que son inherentes al propio niño, ya que el niño, tal y como nos recordaba Piaget, tiene en su proceso de formación toda una etapa mágico simbólica (la que sus alumnos llamaron pre operacional por un academicismo mal entendido). Estos símbolos van enlazados y encadenados a lo largo de la narrativa del cuento y, por medio de las acciones que provocan los personajes, van a ir creando el esquema de uno o varios de los  problemas  emocionales  que nos aquejan como género humano y nos van a ayudar a saber cuál es la solución que desde los cuentos se proponen  y se vienen proponiendo a lo largo de las generaciones, como en el cuento del príncipe sapo en el que la solución al rechazo va a ser el asumir por parte de la princesa sus sentimientos y actuar en consecuencia con el consiguiente contagio de honestidad, que es lo que realmente va a desencantar al sapo y lo va a devolver a su auténtica naturaleza real antes de ser hechizado por una bruja mala.

Los cuentos forman parte del patrimonio inmanente de la humanidad y en ellos están los mapas de los conflictos humanos y de cómo salir de ellos, encontrando los tesoros que nos harán crecer y nos harán sentirnos  plenos  y felices siendo unos auténticos mapas del tesoro y ese tesoro que estos mapas nos ayudan a encontrar es el de nuestro propio crecimiento personal. Un Tesoro que se llama con múltiples nombres: Satisfacción, Fecundidad, Amor, Felicidad, Libertad, Fertilidad, Equilibrio, Maduración y Sabiduría. Es también un mapa de los peligros que nos acechan a lo largo de todo el camino… ciénagas, bandidos, ogros, brujas, farsantes, hechizos, desmembramiento, dragones y fantasmas…. Venciéndoles y con la forma de vencerles nos aportan soluciones para vivir  en un mundo en crisis y lleno de tensiones, necesitamos de esos mapas del conocimiento que nos dan pistas de cómo conocernos, de cómo curarnos, de cómo vivir felices y continuar nuestro camino.

En el fondo, toda la actividad terapéutica consiste en esta especie de ejercicio imaginativo que recupera la tradición oral de contar historias; la terapia dota de historia a la vida
(James Hillman,1999)

 

Su origen y sus enseñanzas

La génesis de cuando fueron creados estos cuentos maravillosos (soy, como habréis comprobado, de los que prefieren esta acepción,  ya que el termino cuentos de hadas es insuficiente pues en muchos de ellos no aparecen estos personajes , pero sí que en todos se da alguna maravilla o algún objeto o personaje mágico, por la misma razón lo prefiero al de cuentos de encantamientos, pues a veces estos no se dan) a los que también denomino “polisémicos”, pues tienen varios significados y son como esas muñecas rusas llamadas matrioskas, pues dentro de cada grupo de símbolos o de cada interpretación encontramos otra nueva, pero  como decía, la génesis  de estos cuentos habrá que buscarla en el mundo arcaico, desde luego antes de la aparición de la escritura, pues los cuentos son sobre todo y pertenecen a la tradición oral y así han seguido hasta nuestros días transmitiéndose de boca a oreja.  Vienen de cuando la humanidad a nivel filogenético aun creía plenamente en la interpretación mágica de la vida y cuando los diferentes racionalismos aún no se habían apoderado de nosotros. Ahora ante la pregunta de quienes fueron estos creadores no podemos dar una respuesta que no sea pura conjetura, pero probablemente por su obra eran gente sabia, que se conocía bien así misma y que habían hecho su propio viaje heroico personal llegando a conocer sus propios problemas y observando en sí y en otros como se solucionaban, estas personas anónimas usaron una misma estructura para depositar su saber y así transmitirlo generación tras generación hasta la actualidad, aunque en el mundo occidental sufrieron un declive a manos del racionalismo lógico formal , así como del academicismo y de la desaparición de las familias y del vecindario como clanes sociales y unificantes y con la irrupción de los medios audiovisuales más individualizantes y segregadores.

Forman parte pues del patrimonio más antiguo psicoterapéutico y espiritual de nuestros antepasados ya que como afirma Claudio Naranjo:Los cuentos populares son afirmaciones conscientes y encarnan un conocimiento de la vida y del camino espiritual que sobrepasan con mucho la del lector no iniciado. … En el mundo sufí  las historias de enseñanza existen  y son parte de la herencia más preciada de la humanidad…El mito habla de los verdaderos misterios, que no son sino los hechos de la vida interior.”

 

Los tres centros en nuestro crecimiento como personas reflejados en el cuento a través de sus personajes:

Estos tres centros a nivel intra- psíquico son necesarios y  su funcionamiento armónico nos permite el crecimiento  siendo representados en los cuentos maravillosos por los personajes principales o actantes:

  • Las Figuras de Poder: El Rey, el Padre o la Reina, la Madre son el centro mental y representan la reflexión, vigilan que todo esté en orden en su reino o en su familia para que se pueda desarrollar. Encarnan la función de la inteligencia conceptual, de la autoridad y de la decisión.
  • Los protagonistas: El Héroe o la Heroína encarnan el centro emocional  siendo los encargados de encontrar la solución de los problemas. Aportan la emoción  y los sentimientos y presentan su disposición a experimentarlo todo, pero no pueden conseguir la meta ellos solos con su decisión y coraje o con su no hacer.
  • Los seres mágicos: El Hada o el Mago o los personajes mágicos auxiliares  son el centro instintivo simbolizando la fecundidad que de él se desprende, aportan el poder de lo milagroso y mágico, proponiendo soluciones a menudo extrañas e incompresibles a los demás, para conseguir las metas que, sin su ayuda serian casi un imposible. Son  la representación de la acción y de la capacidad infinita de generar alternativas.

Somos  los adultos los que los que consideramos a  los personajes de los cuentos  como “buenos o malos”, sean ogros, brujas, madrastras, hadas, animales que ayudan a las personas, no hay que olvidar que son todos necesarios para los niños-as , pues en ellos van a depositar  incluso su propia “maldad” y la de los demás , y la justicia que se hace en los cuentos, les va a suponer su tabla de salvación contra sus terrores. Les dará seguridad el ver que en los cuentos siempre se hace justicia, y no se verán impotentes ante los miedos que siempre sienten a una determinada edad.  Podrán odiar a estos seres malos que encarnan sus propias maldades y las de los demás , sin llegar a sentir culpa por ello haciendo que no nos sintamos culpables, que no nos atemoricemos, sino al contrario que nos sintamos más personas, más iguales con el resto de los que nos rodean.

Proyectándonos en los personajes de los cuentos crecemos, pues estos personajes son un vehículo para llegar a conocernos a nivel interno y en la escuela podemos no solo oírlos y fantasearlos sino también representarlos y profundizar en sus matices.

 

Falsos mitos e ideas erróneas en torno al cuento maravilloso:

El cuento como legado del mundo de la magia ha contado con múltiples enemigos que lo han atacado e intentado desprestigiar, desde la religión, desde las  ideologías y desde el cientificismo que  han dado siempre una interpretación literal y lineal de los cuentos y por ello los han condenado pues se han quedado en la superficie a la hora de interpretarlos  sin entrar en un análisis simbólico, pues solo a través de este análisis y con el uso del diccionario de símbolos como propone por ejemplo la escuela psicoanalítica a través de Bruno Betelheim o la escuela junguiana a través de María Louise von Franz y posteriormente por mas autores y autoras, podremos llegar a su auténtico mensaje o saber esencial. Si no, caeríamos en las falsas creencias que han alimentado una crítica injustificada de estos cuentos atribuyéndole una intencionalidad conservadora o aterradora y una ideología que no tienen. Debemos acercarnos a los cuentos sin prejuicios y con la curiosidad e interés de ver sus significados más ocultos y más profundos.

Entre estas percepciones erróneas y apriorísticas sobre los cuentos se dice, por ejemplo, que son machistas. Esta creencia suele estar basada más en la confusión que han creado durante años la interpretación que hace de los cuentos de los hermanos Grimm o de Andersen la factoría Disney,  sobre todo hasta fechas muy recientes, falseándolos y alterándolos hasta conseguir destrozarlos simbólicamente, pues han dado una visión almibarada e inexacta de muchos de estos cuentos como en Blanca nieves o Cenicienta, llegando al paroxismo de la manipulación, mutilación y alteración en el caso de La Sirenita en la que nada tiene que ver con la versión original (os aconsejo su lectura, pues no quiero romperos el encanto de que leáis por vosotros mismos el final y la fortaleza y  sensibilidad de este cuento).  Hay pues que ir siempre a las versiones originales recogidas del campo del folklore o de la antropología y huir de versiones edulcoradas o mutiladoras ideológicamente. Ya que el cuento popular se refiere al combate interior, una lucha que persigue una meta espiritual que no es diferente para hombres o mujeres. Según palabras del anteriormente mencionado Claudio Naranjo en sus libros “Cantos del despertar” y en “El niño divino y el héroe”. Es interesantísimo el estudio que se hizo en torno al tema del machismo en los cuentos durante el curso escolar 2000-01, el grupo de trabajo del centro de profesorado de Almería, Lee. Con, con una investigación en el campo de la lectura y la escritura que les llevó a sacar a la luz el papel de las mujeres a través de la historia titulado:Las mujeres: protagonistas de cuentos. Llegando a la conclusión de que  los cuentos tradicionales durante años han sido transmitidos por mujeres, como afirma Alison Lurie: mientras la literatura se hallaba casi exclusivamente en manos de los hombres, eran las mujeres las que inventaban y transmitían oralmente las historias. Y sigue con argumentos numéricamente incuestionables como que: en los cuentos de niños y del hogar de los hermanos Grimm se encuentran 61 personajes femeninos con poderes sobrenaturales en contraposición a veintiún hombres y niños. O en estudios cualitativos  como los llevados en los cuentos de la tradición Ibérica por lo que  trabajaron con  la colección Cuentos de la Media Lunitade Antonio Rodríguez Almodóvar, editados por Algaida y con cuentos de Calleja, Fernán Caballero, José María Guelbenzu ha permitido a los alumnos relacionar el rol de los personajes femeninos en los cuentos con la vida real, constatando que  no tenemos una bella durmiente mujer, sino un auténtico  príncipe durmiente en el que es el príncipe y no la princesa el que es rescatado en este caso por una mujer activa. Como sigue afirmando Lurieen los cuentos folklóricos originales se encuentra todo lo que los editores victorianos censuraron; sexo, muerte…. Y especialmente iniciativa femenina. Como veríamos en un análisis de muchos de estos cuentos no solo es la mujer la heroína sino que en otros muchos como en Hansel y Gretel el poder esta compartido tanto por el protagonista masculino como por el femenino y el típico final de y se casaron y fueron felices y comieron perdices se está refiriendo a lo que Jung llamó el matrimonio sagrado , dentro del proceso de individuación que es la unión del masculino y el femenino interno en un auténtico “hierosgamos” ritual como en el cuento al que nos referíamos antes del príncipe sapo en el que  no solo pasan la noche juntos tras la transformación del príncipe, si no que marchan juntos al reino del padre en una unión simbólica y liberadora.

Otra de las falsas creencias basadas solo en datos superficiales y en lecturas poco profundas de los cuentos maravillosos es la de que son cuentos que promueven valores feudales y socialmente conservadores como la perpetuación de la  monarquía o la existencia de regímenes feudales. Siendo en realidad si los analizamos simbólicamente lo contrario,  pues los cuentos  consignan el viejo ideal del caballero, alguien que sin ser noble puede llegar a ser rey, un simbolismo de que el ser humano es por naturaleza rey de su conciencia y que ha de vivir su propia aventura o su propio cuento para alcanzarlo: así los veremos en cuentos como  juan mi erizo, la mata de albahaca, la princesa sin brazos, la zapatilla de oro, el enano saltarín, la peregrina, el sastrecillo valiente y un largo etcétera.

Y por último las creencias  de que los cuentos son crueles, sobre todo porque en ellos muchas veces los personajes se matan unos a otros o acaban con el castigo de destierro o muerte de los enemigos del héroe o heroína. De nuevo estamos ante una interpretación “literal” del cuento y no ante lo que realmente son…. Un símbolo de otras manifestaciones más profundas a nivel psicológico. En los cuentos se tiene  que simbolizar muchas de las emociones negativas del ser humano, pues los cuentos son el antídoto o solución o enseñanza de cómo manejarse con estas emociones negativas ya que los cuentos tratan, como mencionábamos antes, de las emociones básicas como son: El egoísmo, los celos  y las relaciones fraternas de colaboración y rivalidad, las amistades positivas y negativas,  la identidad sexual y la pubertad, los miedos y la muerte,  lo que nos esclaviza: las adiciones. La dificultad y el sufrimiento en la búsqueda de la pareja: chico-a   real e ideal,  las relaciones con los padres: si fuimos o no deseados, las proyecciones, el deseo y el incesto, el padre negativo o violento (ogro, gigante o brujo)  la madre negativa (madrastra, bruja) el cuidado de los padres mayores o enfermos, dependencia e independencia y los procesos de autonomía, desde la  separación  hasta las sensaciones de  abandono, como en los cuentos de Pulgarcito o de Hansel y Gretel. Por lo que la forma de consignarlos  va a ser a nivel simbólico: la lucha, el robo, la rivalidad y la muerte. En cuanto a los finales van a ser el reflejo necesario de uno de los valores que se perpetua en el cuento y es la necesidad de darle al infante una seguridad en que los buenos van a tener su premio y los malos su castigo, esta es la moral retributiva que el niño va a entender y que le va a hacer sentirse mejor en un mundo más seguro y en la que los cuentos son garantes de esta seguridad en que ningún lobo o asesino va a quedar impune, no podemos dulcificar finales pues vamos a destrozar, no ya el mensaje simbólico del cuento si no, la seguridad interna del niño, el pasteleo moral es quizás lo que nos ha llevado a un mundo en crisis de valores, los cuentos aun pudiendo pecar de no ser “políticamente correctos”  sí que llegan a “son auténticamente correctos” y comprometidos con unos valores buenos y justos. En los que el niño cree, pues los cuentos, al igual que los niños, basan sus enseñanzas en un modelo de justicia retributiva.

Los cuentos no son un legado conservador y retrógrado, como nos han querido hacer creer a través de  análisis simplistas  ideologizados y superficiales de diferentes cuentos, sino un legado psicológico espiritual auténtico que promueven un profundo crecimiento interior.

Bibliografía

B. BETTELHEIM . “Psicoanálisis de los cuentos de hadas” Ed. Crítica.

PELEGRIN, ANA. “La aventura de oír -” cuentos y memorias de tradición oral”. Ed. Cincel

FRANZ, Marie Luise von. “Érase una vez…una interpretación psicológica” Ed. Luciérnaga.

M.A. CONESA . “Crece como persona”. Ed. Mensajero

A.R. ALMODÓVAR “Cuentos al Amor de la lumbre” Ed. Anaya.

 

AUTOR: LORENZO ANTONIO HERNÁNDEZ PALLARÉS.

Comments