• Los cuentacuentos, la narración oral y la cuentoterapia. A continuación os presentamos un extracto de un artículo escrito por Carmen Gonzalez para la página web de AEDA (Asociación de profesionales de la narración oral), podeis consultar la publicación del artículo completo aquí:http://narracionoral.es/index.php/es/documentos/articulos-y-entrevistas/articulos-seleccionados/429-la-cuentoterapia-como-ayuda-en-el-desarrollo-infantil-y-en-procesos-terapeuticos"El trabajo con los cuentos se realiza con todas las edades, tanto niños como adultos. Ya en la medicina tradicional hindú, si alguna persona se encontraba desorientada, se le ofrecía un cuento, relacionado con el problema que presentaba, para que meditara sobre el mismo. Se esperaba que, contemplando la historia, pudiera ver su propio conflicto y encontrar una solución que probablemente ...
    Publicado a las 5 ene. 2017 2:22 por AICUENT
  • Artículo de Lorenzo H. Pallarés sobre el Ratón Pérez. A continuación os presentamos el árticulo de investigación de Lorenzo A. Hernández Pallarés sobre los cuentos del Ratón Pérez en la tradición popular. Árticulo publicado en IMPRESIONES, Revista oficial del colegio de odontólogos y estomatólogos de la Región de Murcia, en su número 70 del 2014. En el siguiente enlace podéis ver la revista y el árticulo (contiene imagenes de cirujía que pueden herir la sensibilidad). http://www.dentistasmurcia.com/revistas/pdf/Impresiones_70.pdfLA PÉRDIDA DE LOS DIENTES DE LECHE: LA TRADICION Y EL CUENTO DEL RATONCITO PEREZ.Se dice que si este cuento no hubiera existido, al final lo habría inventado y escrito algún odontólogo…ORIGENES DE LA TRADICION: La mayoría de niños viven con angustia la ...
    Publicado a las 5 ene. 2017 2:02 por AICUENT
  • El cuento como vehículo de crecimiento: la cuentoterapia en la escuela. "EL CUENTO COMO VEHÍCULO DE CRECIMIENTO: LA CUENTOTERAPIA EN LA ESCUELA" – Lorenzo Hernándezpublicado a la‎(s)‎ 25 ene. 2016 13:51 por AICU   [ actualizado el hace 5 horas ]“He aprendido… que la cabeza no oye nada hasta que el corazón escucha, y que lo que el corazón sabe hoy, la cabeza lo comprende mañana”.                       James Stephens SíntesisLos cuentos son un vehículo de crecimiento por que ayudan, no solo a los niños sino a todos los seres humanos, a crecer y aumentar nuestro “ser nosotros mismos”,  ya que todos los cuentos reflejan aspectos de nosotros mismos … son la pantalla en la que nos vemos reflejados en los aspectos más íntimos, ya que el cuento posee un registro completo de ...
    Publicado a las 24 jul. 2016 13:31 por AICUENT
  • El poder sanador de los cuentos. "El poder sanador de los cuentos".publicado a la‎(s)‎ 25 ene. 2016 13:45 por AICU   [ actualizado el hace 5 horas ]  Artículo periodistico que recoje declaraciones de Lorenzo A. Hernández Pallarés, presidente de la AICU. Texto completo en la revista MÁS ALLÁ 196, correspondiente a  junio 2005. El gran poder de transformación personal que poseen los cuentos no ha perdido vigencia. Niños y mayores pueden aprovecharse de sus valiosos mensajes para crecer y despertar a la conciencia de sí mismos. En este artículo explicamos cómo se desarrolla este proceso.Isabela Herranz“Mientras el atractivo inicial de un cuento de hadas puede residir en la habilidad para encandilar y entretener, su valor perdurable descansa en el poder para ayudar a ...
    Publicado a las 24 jul. 2016 13:29 por AICUENT
  • ¿Qué es la cuentoterapia? ¿Qué es la cuentoterapia?publicado a la‎(s)‎ 20 ene. 2016 15:24 por AICU   [ actualizado el hace 4 horas ]EL ARTE DE SANAR A TRAVÉS DE LOS CUENTOSPor: Lorenzo A. Hernández PallarésComo su mismo nombre indica consiste en la utilización del cuento como terapia. Otra forma de definirla sería como la terapia que utiliza los cuentos como elementos para sanar o para hacer terapia. A mí me gusta verlo más como el virtuosismo o el arte de sanar a través de los cuentos.Origen: El concepto fue acuñado, hace ya más de 15 años, y registrado por Antonio Lorenzo Hernández Pallarés, autor de estas líneas, ante la necesidad de describir esta forma de utilizar los cuentos con ...
    Publicado a las 1 ago. 2016 4:26 por AICUENT
Mostrando entradas 1 - 5 de 5. Ver más »

Los cuentacuentos, la narración oral y la cuentoterapia.

publicado a la‎(s)‎ 5 ene. 2017 2:13 por AICUENT   [ actualizado el 5 ene. 2017 2:22 ]

A continuación os presentamos un extracto de un artículo escrito por Carmen Gonzalez para la página web de AEDA (Asociación de profesionales de la narración oral), podeis consultar la publicación del artículo completo aquí:



"El trabajo con los cuentos se realiza con todas las edades, tanto niños como adultos. Ya en la medicina tradicional hindú, si alguna persona se encontraba desorientada, se le ofrecía un cuento, relacionado con el problema que presentaba, para que meditara sobre el mismo. Se esperaba que, contemplando la historia, pudiera ver su propio conflicto y encontrar una solución que probablemente ya conocía. Conectar con su sabiduría interna. Muy en consonancia con la filosofía new age que invita a conocerte a ti mismo y buscar en tu interior las soluciones, en vez de buscarlas fuera. Se trata de educir la solución, como apuntaba Sócrates: “Nadie puede enseñar a nadie, solo ayudarlo a recordar lo que ya tiene”. Un buen educador no enseña, sino que ayuda a educir lo que ya se sabe.

Hace poco encontré una cita de Voltaire que decía: “El arte de la medicina consiste en entretener al paciente mientras la naturaleza cura la enfermedad” y yo la adaptaría al mundo de los cuentos diciendo que “El arte de narrar consiste en entretener al oyente mientras los cuentos lo orientan en la resolución del conflicto”.

En cuentoterapia trabajamos con tres tipos de cuentos, bajo una clasificación que el propio Lorenzo ha creado: 1) Los cuentos emosémicos: que producen alguna emoción, como casi todos los cuentos ilustrados que hay actualmente. 2) Los cuentos monosémicos: que tienen un mensaje. Vendrían a ser los de la filosofía hindú, zen, sufí, los de Bucay, Jodorowsky, etc. Y 4) Los cuentos polisémicos: que tienen muchos significados. Y aquí entrarían los mitos y los cuentos de hadas o maravillosos, cuya autoría es anónima, provienen del inconsciente colectivo. Lorenzo define este tipo de cuentos como una obra de arte simbólica y un legado de la humanidad. El cuento se creó con la finalidad de advertir, de enseñar, de transmitir experiencias, por ello muchos de ellos tratan sobre ritos de iniciación. Han pasado  oralmente de padres a hijos durante generaciones, adaptándose a las épocas y a los lugares, con un lenguaje que pudiera ser entendido por todos, pero cuyo mensaje  está encriptado. Un mensaje que se transmite a través de los símbolos y que llega al inconsciente. Habla directamente al niño mágico simbólico, que coincide con lo que se ha llamado, en lenguaje académico, la etapa preoperatoria del desarrollo cognitivo, según Jean Piaget. El cuento nos habla a través de ese lenguaje mágico-simbólico, el mismo que utilizan los sueños, el arte y los ritos.

Dentro de los cuentos maravillosos trabajamos con las versiones más antiguas de los recopiladores, con el fin de preservar los símbolos más auténticos. Aunque se sepa que esas versiones, tal como llegaron a los compiladores, ya sufrieron sus modificaciones en toda su transición oral. También hacemos hincapié en las compilaciones ibéricas y más concretamente en las de cada región, ya que los cuentos recogen la idiosincrasia de cada zona.

Como cuentoterapeutas hacemos una disección del cuento, estudiamos lo que nos dicen sus símbolos e interpretamos su lenguaje oculto. Como obra de arte que son los cuentos, sus interpretaciones son muchas, ninguna excluyente. Todo ello nos lleva a afirmar que los cuentos nunca son lo que parecen. Si vemos los cuentos únicamente desde el pensamiento lógico-formal, desde el razonamiento, nos perderemos su trama profunda.

En cuentoterapia analizamos los cuentos a dos niveles: 1) el Interpersonal o Interpsíquico: porque cada personaje nos hace de espejo con nuestras propias relaciones personales: padres, hermanos, pareja, amigos… Y 2) el Intrapersonal o Intrapsíquico: porque todos los personajes y símbolos son diferentes aspectos de nosotros mismos.

El impacto que ha tenido en mí la cuentoterapia es una visión mucho más amplia, no sólo de los cuentos sino de la vida. Mi posición como narradora a la hora de contar un cuento es diferente, porque ahora soy más consciente de lo que estoy transmitiendo y, aunque no cambien las palabras, sí cambia la intención con la que yo las digo. Pongo más énfasis en algunos tramos de la narración y remarco símbolos que ahora me parecen importantes y que antes quizás no los hubiera tenido en cuenta. Me gusta pensar que el oyente percibe esa energía diferente, que llegan de otra manera.

Trabajo con grupos de niños con la intención de incidir en su desarrollo, porque creo que los cuentos les proveen de herramientas con las que enfrentarse a los problemas de la vida: las relaciones con los padres, el egoísmo, la envidia, los celos, la rivalidad entre hermanos, la autonomía, la independencia, la identidad sexual, los miedos, la muerte…

Mi proyecto es también transmitir a los padres y educadores esta visión de los cuentos. Que conozcan esa trama profunda, los símbolos de los que se valen, para que puedan reflexionar y elegir con conocimiento, qué cuentos y qué versiones desean transmitir a sus hijos o discípulos. Mi opinión es que actualmente se descartan muchos cuentos tradicionales porque son considerados como machistas, violentos, feudales, monárquicos, religiosos, elitistas… Pero eso es así porque se ven desde el razonamiento lógico y se aplica la moral y los propios miedos del que los cuenta o selecciona y se censuran. Si se respetan los ritos de paso, de inicio y final de los cuentos, los niños captan perfectamente que esos mensajes van dirigidos a su niño mágico simbólico, y no hacen juicios morales ni de valor."


 

                                                                                                                                 Carmen González

ConCdeCuento

Carmen González es Narradora oral – Cuentacuentos: Para público infantil, juvenil y adultos; Cuentoterapeuta: conferenciante, tallerista y formadora; Dinamizadora de risoterapia y TERP (Taller expresivo de la risa profunda); Ludoformadora: Dinámicas para diferentes colectivos, atendiendo a las necesidades que se requieran: resolución de conflictos y desarrollo humano, gestión del estrés, rendimiento profesional, gestión de emociones, empatía, asertividad, reconocimiento, etc.; Monitora de tiempo libre; Locución y doblaje; Practitioner PNL; Diplomada en Empresariales. Postgrado en Control de Gestión

Artículo de Lorenzo H. Pallarés sobre el Ratón Pérez.

publicado a la‎(s)‎ 23 sept. 2016 2:41 por AICUENT   [ actualizado el 5 ene. 2017 2:02 ]

A continuación os presentamos el árticulo de investigación de Lorenzo A. Hernández Pallarés sobre los cuentos del Ratón Pérez en la tradición popular. Árticulo publicado en IMPRESIONES, Revista oficial del colegio de odontólogos y estomatólogos de la Región de Murcia, en su número 70 del 2014. En el siguiente enlace podéis ver la revista y el árticulo (contiene imagenes de cirujía que pueden herir la sensibilidad). http://www.dentistasmurcia.com/revistas/pdf/Impresiones_70.pdf

LA PÉRDIDA DE LOS DIENTES DE LECHE: LA TRADICION Y EL CUENTO DEL RATONCITO PEREZ.


Se dice que si este cuento no hubiera existido, al final lo habría inventado y escrito algún odontólogo…



ORIGENES DE LA TRADICION:


La mayoría de niños viven con angustia la caída de sus 20 dientes de leche, primero porque a los niños cualquier cambio o perdida les asusta y le cuesta integrar en su vida (no olvidemos que es su primer perdida de una parte de su cuerpo)  y luego porque coincide con la pérdida de su primera infancia, es cuando empieza de alguna forma un cambio en su vida, la escolaridad, ciertas exigencias que antes no tenían, las risas de otros niños por la pérdida de los dientes,porque se les escapa el aire y tienen un hablar más infantil, etc.

De alguna forma todos estos cambios que pueden empezar sobre los 5 años y termina sobre los 11 años son fuente de ansiedad o al menos de intranquilidad para los niños de estas edades. Es pues un periodo largo. Y las culturas siempre han querido simbolizar esta madurez y a la vez han querido ayudar a los niños a hacer este tránsito de la forma menos traumática posible.

En algunas tradiciones se aconseja al niño a guardar los dientes que se caen debajo de la almohada y a cambio un personaje mágico o fantástico (recordemos que según el psicólogo evolutivo Jean Piaget, el niño-a esta en la fase preoperatoria o mágico-simbólica) vendrá a cogerlo de allí por la noche y a cambio le dejara un regalo. A veces este ritual va acompañado de un conjuro o de una frase o estribillo como : “Ratoncito toma este dientecito y tráeme otro más bonito y un regalito”. Muchas veces el regalo es algún dulce o bien una moneda.

Además de la tradición de guardar el diente debajo de la almohada, con variantes como ponerlo en el interior de un vaso, con o sin agua, existe otra tradición muy popular en el mundo de en vez de esconderlo bajo la cabecera,  lanzar el diente al aire o sobre el tejado de una casa para atraer buena fortuna. O para que de allí lo recoja el Ratón o el ser mágico encargado de dicha tarea. Como en las áreas más rurales de Belice y Honduras, y en Grecia. En Brasil se cree que si el diente aterriza en el tejado, se transformará en oro. 
En el Reino de Bután, ente India y China, los niños lanzan el diente al tejado de la casa para ofrecérselo a la diosa de la luna, a cambio de buena fortuna. Para los niños egipcios, la caída del diente tiene una connotación religiosa similar: el diente se envuelve en un trocito de tela y se lanza al aire con fuerza a la vez que cantan a Ra (Sol).

En  ciertos países de Oriente Medio existe una tradición de lanzar un diente de leche al cielo hacia el Sol o hacia Allah. Esta tradición puede tener su origen en una tradición  pre-islámica y se remonta al menos al siglo XIII. Mencionadapor Al Hadid.
En China y en Japón, si el diente que cae es del maxilar superior, se entierra; si es del inferior, se lanza al aire con el propósito de que los siguientes dientes crezcan sanos y fuertes. 
Los niños de tribus nómadas árabes también envuelven su diente, pero lo hacen en grasa de oveja y se lo dan a su perro, diciendo: “Llévate este dientito y tráeme uno más fuerte”. 
En Nigeria existe una tradición completamente diferente: los niños trazan siete círculos en el suelo. Si bailan bien en cada uno de ellos, el diente saldrá derecho; sino, saldrá torcido. 


¿Por qué en todos los rincones del mundo existen rituales específicos? En realidad, la razón con la que iniciaron estos rituales o tradiciones no eran para consolar al niño, a pesar de que se han mantenido a través de los siglos con ese propósito. Si no que en origen empiezan para evitar que alguien pudiese cogerlos y hacer algún tipo de hechicería o mal de ojo con estos dientes, ya que la creencia de la magia popular es que si alguien posee alguna parte de nuestro cuerpo: uñas, pelos o dientes, pueden utilizarlos para hacernos algún tipo de maleficio o conjuro con el fin de dañarnos o enfermarnos. Ademas como me comenta mi amigo y colaborador Juan Antº Valverde en torno a la tradición de echar el diente sobre el tejado puede tambien estar relacionada con los roedores, pues de siempre ha sido un lugar muy frecuentado por estos. Pero lo importante tiene que ver con cierto tipo de magia simpática que Frazer en La Rama Dorada cita. El gran miedo de muchas culturas no es solo al mal de ojo, como comentabamos antes sino en concreto a que aquel que posea una parte del cuerpo de uno puede dominar de algún modo al sujeto dueño de esa parte. Por lo que las partes de las que las gentes se desprenden son ocultadas para ser protegidas de otros seres. Pero además esto se da en sentido inverso, por una cuestión de magia simpática y es que de alguna manera el destino del nuevo diente se asocia con aquel que se ha quedado con el viejo; ¿y qué animal es famoso por su dentadura? (ya que roen y roen cualquier cosa con tesón y paciencia) pues el ratón y los de su familia. De esta forma, entregar el diente a  un roedor es la manera de asegurar que el nuevo será fuerte y sano.
Vemos pues final en todas las tradiciones que hay un ser encargado de recoger estos dientes de leche y llevárselos: Los Anglosajones tienen un Hada de los dientes “Tooth Fairy” personaje que suele coincidir en el resto del norte de Europa, aunque en Finlandia tienen un Trolls de los dientes.

En el sur en cambio suele ser un animalito, en Cantabria es L´esquilu de los dientis” (Ardilla de los dientes),con la excepción del país Vasco "Maritxu teilatukoa" (Mari la del tejado) y en Cataluña "l'Angelet" (el Angelito). En el resto suele ser un Ratón, como en Italia “El Topolino” o “Topino”. En Francia de donde quizás viene esta tradición de este animalillo hay un cuento del siglo XVIII de la baronesa d'AulnoyLa Bonne Petite Souris (El Buen Ratoncito). Habla de un hada que se transforma en un ratón para ayudar a derrotar a un malvado rey, ocultándose bajo la almohada del mismo, tras lo cual se le caen todos los dientes. Por eso en Francia lo llaman “Ratoncito” (la petite souris).


TRADICION ESPAÑOLA:


En los países de habla Hispana este ratoncito toma nombre y apellidos, ya que en España en algunos sitios tiene nombre de pila: Odón y en todos lados es popular por su apellido “Pérez”. En otros países Iberoamericanos se le conocer como “El ratón de los dientes”. Pero hay que ir al año 1894, para conocer su origen, pues en este año el pequeño rey Alfonso XIII que tenía 8 años de edad, pillo una rabieta increíble al caérsele uno de sus dientes, por lo que su madre la Regenta, María Cristina, le pidió al jesuita Luis de Coloma (1851-1915) que llegó a ser miembro de la Real Academia de la lengua en 1908 y fue un gran escritor y ensayista, sus novelas “Pequeñeces” o “Jeromin” fueron llevadas al cine en la época; que hiciera un cuento para el Rey con esta temática. No se sabe si se inspiró en el marido del célebre cuento de “la Ratita Presumida” o ya existía como dicho o personaje popular, pues en la novela de Benito Pérez Galdós "La de Bringas" escrita en 1884 y ambientada en 1868 (el autor compara a un personaje, especialmente tacaño, con el ratoncito Pérez), luego quizás el personaje ya debía ser popular para el público antes de la novela. El caso, es que el Jesuita acepto el encargo y pensó que además de consolarle, también sería una buena ocasión de formar el pensamiento moral del joven rey para que comprendiera mejor la vida y sufrimientos de gran parte de sus súbditos.

El rey Alfonso XIII, era llamado por su madre Buby, nombre que se le puso al  protagonista del cuento, junto al ratón. El cuento describe su encuentro:


"El rey niño Buby I colocó su diente debajo de la almohada, como es costumbre hacer, y esperó impaciente la llegada del ratoncito. Ya se había dormido cuando un suave roce lo despertó. De pronto, sintió una cosa suave que le rozaba la frente. Incorporose de un brinco, sobresaltado, y vio delante de sí, de pie sobre la almohada, un ratón muy pequeño, con sombrero de paja, lentes de oro, zapatos de lienzo crudo y una cartera roja, terciada a la espalda".

La Historia hay que leerla… pues tiene fragmentos entrañables como la conversión del rey al tamaño de Pérez metiéndole el rabo en la nariz, el viaje por las tuberías para evitar a los gatos, hasta su hogar a escasos metros del Palacio Real, en la calle Arenal número 8, en la confitería Prats, en donde vivía con su familia (mujer y tres hijos) en una caja de galletas.

De allí le acompaña a hacer otro encargo, pero esta vez a la casa de Gilito, un niño muy pobre al que también se le ha caído un diente y el rey Buby ve como otros niños cercanos pasan frio y hambre. Y…. os dejo de contar por si seguís interesados en leerlo vosotros mismos.

EN LA ACTUALIDAD:


El Ayuntamiento de Madrid rindió un homenaje a este ratoncito de leyenda instalando una placa conmemorativa en la calle del Arenal, número 8, de Madrid, con el siguiente texto:


En 2006 la historia fue llevada al cine en una coproducción hispano-argentina, bajo la dirección de Juan Pablo Buscarini, bajo el título Pérez, el ratoncito de tus sueños.En enero de 2009, Disney estrenó la película El Ratón Pérez 2 en toda Hispanoamérica.

En cuanto al Teatro, En 2005 se estrenó en Buenos Aires El Ratón Pérez, tu primer musical, de Cibrian Mahler. En 2007 se presenta un nuevo espectáculo teatral en el Teatro El Nacional El Ratón Pérez y el cofre perdido. En abril de 2010 se presenta en el Teatro Gran Rex El Ratón Pérez Superpoderoso, un espectáculo de gran despliegue multimedia. En 2011, se repone El Ratón Pérez, tu primer musical de Cibrian Mahler, en el teatro Astral.


LORENZO-ANTº HERNANDEZ PALLARES

PSICOLOGO Y PRESIDENTE DE LA ASOCIACION IBEROAMERICANA DE CUENTOTERAPIA.

Un magnífico estudio sociológico, literario y antropológico del mito y el rito que supone la visita del ratón Pérez


El cuento como vehículo de crecimiento: la cuentoterapia en la escuela.

publicado a la‎(s)‎ 24 jul. 2016 13:31 por AICUENT   [ actualizado el 24 jul. 2016 13:31 ]

"EL CUENTO COMO VEHÍCULO DE CRECIMIENTO: LA CUENTOTERAPIA EN LA ESCUELA" – Lorenzo Hernández

publicado a la‎(s)‎ 25 ene. 2016 13:51 por AICU   [ actualizado el hace 5 horas ]

fondoweb.jpg“He aprendido… que la cabeza no oye nada

 hasta que el corazón escucha,

 y que lo que el corazón sabe hoy,

 la cabeza lo comprende mañana”.

                       James Stephens

 


Síntesis

Los cuentos son un vehículo de crecimiento por que ayudan, no solo a los niños sino a todos los seres humanos, a crecer y aumentar nuestro “ser nosotros mismos”,  ya que todos los cuentos reflejan aspectos de nosotros mismos … son la pantalla en la que nos vemos reflejados en los aspectos más íntimos, ya que el cuento posee un registro completo de emociones encerrando en sí verdades fundamentales y conflictos humanos básicos por eso puede y debe de ser utilizado en todas las áreas de desarrollo del curriculum en educación infantil  actuando como un elemento globalizador . Haciéndonos crecer y conocer nuestra parte más racional y mental, nuestra parte más emocional y nuestra parte más instintiva.

El cuento y sus símbolos  como reflejo de la realidad

A lo largo del transcurso de los cuentos maravillosos se plantean una serie de nudos o situaciones problemáticas en las que el héroe o protagonista  (con el que los niños-as se identifican – dándose el proceso de modelaje), a través de una serie de acciones y transformaciones, terminará por solucionarlas, pues una de las cosas más importantes de los cuentos, como decía Tolkien, es que sean eucatastróficos, es decir que acaben bien. Este término lo crea en 1947 en su ensayo sobre los cuentos de hadas, formándolo con la palabra “catástrofe” usada tradicionalmente en la crítica literaria clásica para referirse al desenlace o conclusión de un drama y añadiéndole el prefijo griego “eu-”, que significa “bueno”. Recordamos también la frase de  G.K. Chesterton. “Los cuentos de hadas son ciertos, no porque nos hablen de que existen dragones, sino porque nos dicen que podemos vencerlos”.  Lo realmente importante es que estos cuentos presentan , de manera simple y comprensible para el niño , todas las dificultades que se va a ir encontrado en su proceso de maduración y sobretodo el  cómo solucionarlas por difíciles que sean en nuestro desarrollo: la lucha por la propia identidad , la superación  de sus miedos, los celos con sus hermanos , los hechizos paternos y maternos y las manipulaciones afectivas , la consiguiente rebeldía con los padres, el  asumir el envejecimiento y  la muerte , etc.

Y todo esto lo hacen mediante el lenguaje de los símbolos que son inherentes al propio niño, ya que el niño, tal y como nos recordaba Piaget, tiene en su proceso de formación toda una etapa mágico simbólica (la que sus alumnos llamaron pre operacional por un academicismo mal entendido). Estos símbolos van enlazados y encadenados a lo largo de la narrativa del cuento y, por medio de las acciones que provocan los personajes, van a ir creando el esquema de uno o varios de los  problemas  emocionales  que nos aquejan como género humano y nos van a ayudar a saber cuál es la solución que desde los cuentos se proponen  y se vienen proponiendo a lo largo de las generaciones, como en el cuento del príncipe sapo en el que la solución al rechazo va a ser el asumir por parte de la princesa sus sentimientos y actuar en consecuencia con el consiguiente contagio de honestidad, que es lo que realmente va a desencantar al sapo y lo va a devolver a su auténtica naturaleza real antes de ser hechizado por una bruja mala.

Los cuentos forman parte del patrimonio inmanente de la humanidad y en ellos están los mapas de los conflictos humanos y de cómo salir de ellos, encontrando los tesoros que nos harán crecer y nos harán sentirnos  plenos  y felices siendo unos auténticos mapas del tesoro y ese tesoro que estos mapas nos ayudan a encontrar es el de nuestro propio crecimiento personal. Un Tesoro que se llama con múltiples nombres: Satisfacción, Fecundidad, Amor, Felicidad, Libertad, Fertilidad, Equilibrio, Maduración y Sabiduría. Es también un mapa de los peligros que nos acechan a lo largo de todo el camino… ciénagas, bandidos, ogros, brujas, farsantes, hechizos, desmembramiento, dragones y fantasmas…. Venciéndoles y con la forma de vencerles nos aportan soluciones para vivir  en un mundo en crisis y lleno de tensiones, necesitamos de esos mapas del conocimiento que nos dan pistas de cómo conocernos, de cómo curarnos, de cómo vivir felices y continuar nuestro camino.

En el fondo, toda la actividad terapéutica consiste en esta especie de ejercicio imaginativo que recupera la tradición oral de contar historias; la terapia dota de historia a la vida
(James Hillman,1999)

 

Su origen y sus enseñanzas

La génesis de cuando fueron creados estos cuentos maravillosos (soy, como habréis comprobado, de los que prefieren esta acepción,  ya que el termino cuentos de hadas es insuficiente pues en muchos de ellos no aparecen estos personajes , pero sí que en todos se da alguna maravilla o algún objeto o personaje mágico, por la misma razón lo prefiero al de cuentos de encantamientos, pues a veces estos no se dan) a los que también denomino “polisémicos”, pues tienen varios significados y son como esas muñecas rusas llamadas matrioskas, pues dentro de cada grupo de símbolos o de cada interpretación encontramos otra nueva, pero  como decía, la génesis  de estos cuentos habrá que buscarla en el mundo arcaico, desde luego antes de la aparición de la escritura, pues los cuentos son sobre todo y pertenecen a la tradición oral y así han seguido hasta nuestros días transmitiéndose de boca a oreja.  Vienen de cuando la humanidad a nivel filogenético aun creía plenamente en la interpretación mágica de la vida y cuando los diferentes racionalismos aún no se habían apoderado de nosotros. Ahora ante la pregunta de quienes fueron estos creadores no podemos dar una respuesta que no sea pura conjetura, pero probablemente por su obra eran gente sabia, que se conocía bien así misma y que habían hecho su propio viaje heroico personal llegando a conocer sus propios problemas y observando en sí y en otros como se solucionaban, estas personas anónimas usaron una misma estructura para depositar su saber y así transmitirlo generación tras generación hasta la actualidad, aunque en el mundo occidental sufrieron un declive a manos del racionalismo lógico formal , así como del academicismo y de la desaparición de las familias y del vecindario como clanes sociales y unificantes y con la irrupción de los medios audiovisuales más individualizantes y segregadores.

Forman parte pues del patrimonio más antiguo psicoterapéutico y espiritual de nuestros antepasados ya que como afirma Claudio Naranjo:Los cuentos populares son afirmaciones conscientes y encarnan un conocimiento de la vida y del camino espiritual que sobrepasan con mucho la del lector no iniciado. … En el mundo sufí  las historias de enseñanza existen  y son parte de la herencia más preciada de la humanidad…El mito habla de los verdaderos misterios, que no son sino los hechos de la vida interior.”

 

Los tres centros en nuestro crecimiento como personas reflejados en el cuento a través de sus personajes:

Estos tres centros a nivel intra- psíquico son necesarios y  su funcionamiento armónico nos permite el crecimiento  siendo representados en los cuentos maravillosos por los personajes principales o actantes:

  • Las Figuras de Poder: El Rey, el Padre o la Reina, la Madre son el centro mental y representan la reflexión, vigilan que todo esté en orden en su reino o en su familia para que se pueda desarrollar. Encarnan la función de la inteligencia conceptual, de la autoridad y de la decisión.
  • Los protagonistas: El Héroe o la Heroína encarnan el centro emocional  siendo los encargados de encontrar la solución de los problemas. Aportan la emoción  y los sentimientos y presentan su disposición a experimentarlo todo, pero no pueden conseguir la meta ellos solos con su decisión y coraje o con su no hacer.
  • Los seres mágicos: El Hada o el Mago o los personajes mágicos auxiliares  son el centro instintivo simbolizando la fecundidad que de él se desprende, aportan el poder de lo milagroso y mágico, proponiendo soluciones a menudo extrañas e incompresibles a los demás, para conseguir las metas que, sin su ayuda serian casi un imposible. Son  la representación de la acción y de la capacidad infinita de generar alternativas.

Somos  los adultos los que los que consideramos a  los personajes de los cuentos  como “buenos o malos”, sean ogros, brujas, madrastras, hadas, animales que ayudan a las personas, no hay que olvidar que son todos necesarios para los niños-as , pues en ellos van a depositar  incluso su propia “maldad” y la de los demás , y la justicia que se hace en los cuentos, les va a suponer su tabla de salvación contra sus terrores. Les dará seguridad el ver que en los cuentos siempre se hace justicia, y no se verán impotentes ante los miedos que siempre sienten a una determinada edad.  Podrán odiar a estos seres malos que encarnan sus propias maldades y las de los demás , sin llegar a sentir culpa por ello haciendo que no nos sintamos culpables, que no nos atemoricemos, sino al contrario que nos sintamos más personas, más iguales con el resto de los que nos rodean.

Proyectándonos en los personajes de los cuentos crecemos, pues estos personajes son un vehículo para llegar a conocernos a nivel interno y en la escuela podemos no solo oírlos y fantasearlos sino también representarlos y profundizar en sus matices.

 

Falsos mitos e ideas erróneas en torno al cuento maravilloso:

El cuento como legado del mundo de la magia ha contado con múltiples enemigos que lo han atacado e intentado desprestigiar, desde la religión, desde las  ideologías y desde el cientificismo que  han dado siempre una interpretación literal y lineal de los cuentos y por ello los han condenado pues se han quedado en la superficie a la hora de interpretarlos  sin entrar en un análisis simbólico, pues solo a través de este análisis y con el uso del diccionario de símbolos como propone por ejemplo la escuela psicoanalítica a través de Bruno Betelheim o la escuela junguiana a través de María Louise von Franz y posteriormente por mas autores y autoras, podremos llegar a su auténtico mensaje o saber esencial. Si no, caeríamos en las falsas creencias que han alimentado una crítica injustificada de estos cuentos atribuyéndole una intencionalidad conservadora o aterradora y una ideología que no tienen. Debemos acercarnos a los cuentos sin prejuicios y con la curiosidad e interés de ver sus significados más ocultos y más profundos.

Entre estas percepciones erróneas y apriorísticas sobre los cuentos se dice, por ejemplo, que son machistas. Esta creencia suele estar basada más en la confusión que han creado durante años la interpretación que hace de los cuentos de los hermanos Grimm o de Andersen la factoría Disney,  sobre todo hasta fechas muy recientes, falseándolos y alterándolos hasta conseguir destrozarlos simbólicamente, pues han dado una visión almibarada e inexacta de muchos de estos cuentos como en Blanca nieves o Cenicienta, llegando al paroxismo de la manipulación, mutilación y alteración en el caso de La Sirenita en la que nada tiene que ver con la versión original (os aconsejo su lectura, pues no quiero romperos el encanto de que leáis por vosotros mismos el final y la fortaleza y  sensibilidad de este cuento).  Hay pues que ir siempre a las versiones originales recogidas del campo del folklore o de la antropología y huir de versiones edulcoradas o mutiladoras ideológicamente. Ya que el cuento popular se refiere al combate interior, una lucha que persigue una meta espiritual que no es diferente para hombres o mujeres. Según palabras del anteriormente mencionado Claudio Naranjo en sus libros “Cantos del despertar” y en “El niño divino y el héroe”. Es interesantísimo el estudio que se hizo en torno al tema del machismo en los cuentos durante el curso escolar 2000-01, el grupo de trabajo del centro de profesorado de Almería, Lee. Con, con una investigación en el campo de la lectura y la escritura que les llevó a sacar a la luz el papel de las mujeres a través de la historia titulado:Las mujeres: protagonistas de cuentos. Llegando a la conclusión de que  los cuentos tradicionales durante años han sido transmitidos por mujeres, como afirma Alison Lurie: mientras la literatura se hallaba casi exclusivamente en manos de los hombres, eran las mujeres las que inventaban y transmitían oralmente las historias. Y sigue con argumentos numéricamente incuestionables como que: en los cuentos de niños y del hogar de los hermanos Grimm se encuentran 61 personajes femeninos con poderes sobrenaturales en contraposición a veintiún hombres y niños. O en estudios cualitativos  como los llevados en los cuentos de la tradición Ibérica por lo que  trabajaron con  la colección Cuentos de la Media Lunitade Antonio Rodríguez Almodóvar, editados por Algaida y con cuentos de Calleja, Fernán Caballero, José María Guelbenzu ha permitido a los alumnos relacionar el rol de los personajes femeninos en los cuentos con la vida real, constatando que  no tenemos una bella durmiente mujer, sino un auténtico  príncipe durmiente en el que es el príncipe y no la princesa el que es rescatado en este caso por una mujer activa. Como sigue afirmando Lurieen los cuentos folklóricos originales se encuentra todo lo que los editores victorianos censuraron; sexo, muerte…. Y especialmente iniciativa femenina. Como veríamos en un análisis de muchos de estos cuentos no solo es la mujer la heroína sino que en otros muchos como en Hansel y Gretel el poder esta compartido tanto por el protagonista masculino como por el femenino y el típico final de y se casaron y fueron felices y comieron perdices se está refiriendo a lo que Jung llamó el matrimonio sagrado , dentro del proceso de individuación que es la unión del masculino y el femenino interno en un auténtico “hierosgamos” ritual como en el cuento al que nos referíamos antes del príncipe sapo en el que  no solo pasan la noche juntos tras la transformación del príncipe, si no que marchan juntos al reino del padre en una unión simbólica y liberadora.

Otra de las falsas creencias basadas solo en datos superficiales y en lecturas poco profundas de los cuentos maravillosos es la de que son cuentos que promueven valores feudales y socialmente conservadores como la perpetuación de la  monarquía o la existencia de regímenes feudales. Siendo en realidad si los analizamos simbólicamente lo contrario,  pues los cuentos  consignan el viejo ideal del caballero, alguien que sin ser noble puede llegar a ser rey, un simbolismo de que el ser humano es por naturaleza rey de su conciencia y que ha de vivir su propia aventura o su propio cuento para alcanzarlo: así los veremos en cuentos como  juan mi erizo, la mata de albahaca, la princesa sin brazos, la zapatilla de oro, el enano saltarín, la peregrina, el sastrecillo valiente y un largo etcétera.

Y por último las creencias  de que los cuentos son crueles, sobre todo porque en ellos muchas veces los personajes se matan unos a otros o acaban con el castigo de destierro o muerte de los enemigos del héroe o heroína. De nuevo estamos ante una interpretación “literal” del cuento y no ante lo que realmente son…. Un símbolo de otras manifestaciones más profundas a nivel psicológico. En los cuentos se tiene  que simbolizar muchas de las emociones negativas del ser humano, pues los cuentos son el antídoto o solución o enseñanza de cómo manejarse con estas emociones negativas ya que los cuentos tratan, como mencionábamos antes, de las emociones básicas como son: El egoísmo, los celos  y las relaciones fraternas de colaboración y rivalidad, las amistades positivas y negativas,  la identidad sexual y la pubertad, los miedos y la muerte,  lo que nos esclaviza: las adiciones. La dificultad y el sufrimiento en la búsqueda de la pareja: chico-a   real e ideal,  las relaciones con los padres: si fuimos o no deseados, las proyecciones, el deseo y el incesto, el padre negativo o violento (ogro, gigante o brujo)  la madre negativa (madrastra, bruja) el cuidado de los padres mayores o enfermos, dependencia e independencia y los procesos de autonomía, desde la  separación  hasta las sensaciones de  abandono, como en los cuentos de Pulgarcito o de Hansel y Gretel. Por lo que la forma de consignarlos  va a ser a nivel simbólico: la lucha, el robo, la rivalidad y la muerte. En cuanto a los finales van a ser el reflejo necesario de uno de los valores que se perpetua en el cuento y es la necesidad de darle al infante una seguridad en que los buenos van a tener su premio y los malos su castigo, esta es la moral retributiva que el niño va a entender y que le va a hacer sentirse mejor en un mundo más seguro y en la que los cuentos son garantes de esta seguridad en que ningún lobo o asesino va a quedar impune, no podemos dulcificar finales pues vamos a destrozar, no ya el mensaje simbólico del cuento si no, la seguridad interna del niño, el pasteleo moral es quizás lo que nos ha llevado a un mundo en crisis de valores, los cuentos aun pudiendo pecar de no ser “políticamente correctos”  sí que llegan a “son auténticamente correctos” y comprometidos con unos valores buenos y justos. En los que el niño cree, pues los cuentos, al igual que los niños, basan sus enseñanzas en un modelo de justicia retributiva.

Los cuentos no son un legado conservador y retrógrado, como nos han querido hacer creer a través de  análisis simplistas  ideologizados y superficiales de diferentes cuentos, sino un legado psicológico espiritual auténtico que promueven un profundo crecimiento interior.

Bibliografía

B. BETTELHEIM . “Psicoanálisis de los cuentos de hadas” Ed. Crítica.

PELEGRIN, ANA. “La aventura de oír -” cuentos y memorias de tradición oral”. Ed. Cincel

FRANZ, Marie Luise von. “Érase una vez…una interpretación psicológica” Ed. Luciérnaga.

M.A. CONESA . “Crece como persona”. Ed. Mensajero

A.R. ALMODÓVAR “Cuentos al Amor de la lumbre” Ed. Anaya.

 

AUTOR: LORENZO ANTONIO HERNÁNDEZ PALLARÉS.

El poder sanador de los cuentos.

publicado a la‎(s)‎ 24 jul. 2016 13:29 por AICUENT   [ actualizado el 24 jul. 2016 13:29 ]

"El poder sanador de los cuentos".

publicado a la‎(s)‎ 25 ene. 2016 13:45 por AICU   [ actualizado el hace 5 horas ]
  Artículo periodistico que recoje declaraciones de Lorenzo A. Hernández Pallarés, presidente de la AICU. Texto completo en la revista MÁS ALLÁ 196, correspondiente a  junio 2005. pozadeaguabosqueacuarelado.jpeg

El gran poder de transformación personal que poseen los cuentos no ha perdido vigencia. Niños y mayores pueden aprovecharse de sus valiosos mensajes para crecer y despertar a la conciencia de sí mismos. En este artículo explicamos cómo se desarrolla este proceso.

Isabela Herranz

“Mientras el atractivo inicial de un cuento de hadas puede residir en la habilidad para encandilar y entretener, su valor perdurable descansa en el poder para ayudar a los niños a hacer frente a los conflictos internos que se encuentren durante su crecimiento”, afirmaba el psicólogo Sheldon Cashdan en su ensayo La bruja debe morir(2000) donde, a diferencia del clásico de Bruno Bettelheim –Psicoanálisis de los cuentos de hadas (1977)–, no indaga en el entramado erótico de estos cuentos, sino que abre una puerta didáctica para los padres que leen cuentos a sus hijos.

Esta actividad –tan de moda en otros tiempos y erróneamente arrinconada por muchos padres modernos– está recobrando nuevos bríos y no precisamente gracias a obras como la citada de Cashdan –a pesar de ser más accesible que la de Bettelheim–, sino al libro Cuentos para antes de ir a dormir (2004)de la psicóloga y pedagoga Montse Domènech y del neurólogo Eduard Estivill, director de la Unidad de Alteraciones del Sueño del Instituto Dexeus(Barcelona) y autor del best-seller Duérmete niño. Parte del interés del libro Cuentos no radica sólo en las historias que proponen sus autores para ayudar a los niños a superar traumas, dudas, dificultades y angustias, sino también en las fórmulas sencillas que aporta para que los niños tengan un sueño apacible y se vayan a la cama contentos y tranquilos, sin pataletas. Así se les ayuda a adquirir autonomía y madurez a medida que van creciendo, además de favorecer que se relajen y les resulte más fácil conciliar el sueño. Para obtener el máximo beneficio de la cuentoterapia es preciso que los niños sigan determinadas prácticas rutinarias que en poco tiempo terminan por convertirse en hábitos.

Rutinas esenciales

“Nuestro método se basa, sencillamente, en seguir una serie de rutinas y transmitir afecto mientras las aplicamos… Son básicamente tres: hábito de comer correctamente (cena), hábito de la comunicación afectiva (estado de relajación previo al sueño), y unas pautas de conducta adecuadas para enseñar a dormir correctamente a nuestro hijo”, explican Domènech y Estivill en su libro

El momento idóneo para cultivar el “hábito de la afectividad” con la lectura de un cuento es justo después de cenar y, contrariamente a lo que muchos padres practican, hacerlo antes de que el niño se haya acostado. Para tal fin se buscará un sitio tranquilo, sin televisor ni ruido alrededor: “La hora de contar cuentos es una hora de afecto que ningún libro impreso, ni la televisión, ni Internet, ni las películas por sí mismas pueden sustituir”,señala Domènech.

La psicóloga opina que un cuento al día, durante unos veinte minutos, será suficiente para que el niño se sienta querido y reposado, pero debe evitarse que se duerma porque si se despierta reclamará el cuento para volver a dormirse.

El novelista y autor de cuentos Gustavo Martín Garzo señala por su parte que “los cuentos ofrecen al niño un cobijo, pero sin impedirle la contemplación de la realidad contradictoria y desnuda. Por eso los psicoanalistas los aconsejan. Según ellos, en los cuentos de hadas se dramatizan los conflictos básicos del ser humano, en su fase de crecimiento, y ésta es la razón de que los niños deban escucharlos. Gracias a ellos verán reflejados los grandes dramas de su corazón y aprenderán estrategias para superarlos”.

En cuanto al tipo de cuentos que conviene leer a los pequeños, hay tanto donde elegir que crecerán mucho antes de haberlos agotado todos. Entre los favoritos siempre estarán los tradicionales con su cohorte de magos, reyes, brujas, sabios, ogros, hadas, príncipes, princesas y animalillos del bosque. Estos personajes también interesan a los adultos, ya que –como apunta el escritor y editor Julio Peradejordi–, “son como arquetipos de partes o aspectos de nosotros mismos que están dormidos esperando despertar. Al contrario de lo que suele creerse, los cuentos de verdad no están hechos para ayudar a los niños a dormir, sino para ayudarnos a despertar, para ayudarnos a recordar”.

Cuentos para mayores

Para los adultos que de niños no aprendieron las estrategias para superar dramas y conflictos, también hay cuentos específicos que les permitirán seguir creciendo y aprendiendo. Así son los recientemente publicados por José María DoriaCuentos para aprender a aprender (2004),donde ofrece material sufí, hindú y zen. Los cuentos seleccionados constituyen lo que Doria denomina “patrimonio ético de la humanidad” porque señalan las luces y sombras de la condición humana hacia la libertad: “La particular moraleja que contienen los presentes relatos me permite convertirlos en verdaderos ‘despertadores’ de la capacidad de aprender y ‘darse cuenta’. Son narraciones sencillas, episodios siempre actuales que desvelan el alma de aquel que los sintoniza”,explica Doria.

Las reflexiones que acompañan a cada uno de esos cuentos establecen nexos de unión con nuestra realidad cotidiana convirtiéndose así en una inestimable ayuda para reforzar la mente, hacerla más lúcida y próspera, y también suponen una guía para educadores que buscan elementos de maduración como objeto de aprendizaje. No en vano, cada vez hay más educadores y terapeutas que, haciéndose eco del trabajo iniciado hace años por los franceses Edouard Brasey Jean Pascal Debailleul con su “Taller de cuentos”, pero también de la denominada “psicoterapia del inconsciente”, desarrollada por Alejandro Jodorowsky (psicomagia), y Claudio Naranjo (el niño y el héroe), entre otros, han optado por poner en práctica la cuentoterapia para adultos con la finalidad de sacar a la luz los aspectos más auténticos y oscuros de sí mismos y de este modo ayudarles a sanar el inconsciente. Así, por ejemplo, en los talleres de “Cuentos para sanar” que imparten los psicólogos Lorenzo A. Hernández Pallares María García Rodríguez se enseña a decodificar el lenguaje mágico simbólico de los cuentos, a bucear en el inconsciente mediante el movimiento y la dramatización. Con los conocimientos adquiridos se puede desentrañar el “propio cuento vital”, reelaborarlo y sanarlo: “Los cuentos son útiles para todas las personas que quieran conocerse y aprender qué claves ha dejado la humanidad para solucionar temas tan vitales como el poder, la autoridad, las pérdidas, la envidia, la muerte, la enfermedad, las relaciones padres-hijos, las relaciones fraternas, la identidad sexual, el miedo, los complejos…”, explica a MÁS ALLÁ Hernández Pallares.

En los citados talleres de cuentos –en general dirigidos a profesionales o a grupos de crecimiento personal– se explica la historia de los cuentos, las teorías al respecto, las colecciones de cuentos de diferentes lugares del mundo, los cuentos patriarcales y matriarcales, así como el significado de los símbolos y arquetipos. La parte más práctica reside en la escenificación de un cuento elegido que los participantes interpretan en vivo. Los paralelismos que se establecen entre la vida de éstos y los personajes del cuento permiten sacar a la luz muchos aspectos de la sombra individual que permanecían ocultos. En definitiva, “nos ofrecen mensajes que todos necesitamos sobre cómo conocernos, curarnos, vivir más felices y seguir nuestro camino”, concluye Hernández Pallares.

No siempre es fácil reconocer ese camino, pero los cuentos ayudan precisamente a superar los escollos y a encontrar los tesoros que hay al final del mismo: “Los cuentos de hadas incitan al niño/a (y al adulto/a) a creer en lo aparentemente imposible, enseñando que existe una forma más evolucionada, exitosa y abundante de vida si se superan los escollos que hace falta atravesar para alcanzarla. Los tesoros hay que conquistarlos”, dice la psicóloga transpersonal Raquel Torrent, entusiasta de los cuentos en su trabajo terapéutico por su simbolismo y valores analógicos.

La búsqueda de esos “tesoros” que menciona Torrent se inicia mediante la aventura arquetípica-psicológica y simbólica de las personas que se apuntan a esos talleres de cuentos. Cuando los encuentran pueden hablar de un renacer, tal vez de una conquista sobre ellos mismos tras aprender a incorporar valores nuevos a su acervo moral. Tal como apunta Peradejordi en su Cuentos de reyes, magos, princesas y luciérnagas (Gaia, 2003), “el cuento nos ayuda en esta travesía que es la vida. Una travesía que nos ha de llevar desde el olvido al buen puerto del recuerdo”. ¿Qué mejor forma de recordar las claves del buen vivir que hemos olvidado que revisando cuentos?

¿Qué es la cuentoterapia?

publicado a la‎(s)‎ 24 jul. 2016 13:26 por AICUENT   [ actualizado el 1 ago. 2016 4:26 ]

¿Qué es la cuentoterapia?

publicado a la‎(s)‎ 20 ene. 2016 15:24 por AICU   [ actualizado el hace 4 horas ]

EL ARTE DE SANAR A TRAVÉS DE LOS CUENTOS
Por: Lorenzo A. Hernández Pallarés




Como su mismo nombre indica consiste en la utilización del cuento como terapiaOtra forma de definirla sería como la terapia que utiliza los cuentos como elementos para sanar o para hacer terapia. A mí me gusta verlo más como el virtuosismo o el arte de sanar a través de los cuentos.

Origen: El concepto fue acuñado, hace ya más de 15 años, y registrado por Antonio Lorenzo Hernández Pallarés, autor de estas líneas, ante la necesidad de describir esta forma de utilizar los cuentos con fines terapéuticos. Aunque, lo que es indudable es que la utilización de los cuentos con fines terapéuticos y de sanación es algo tan antiguo como la propia humanidad, con independencia de la forma en que esta herramienta fuese llamada.

En el 2002 es la primera vez que aparece por mi parte la palabra “Cuentoterapia” en algún escrito y en algún folleto en Internet. Anteriormente no he encontrado ninguna cita ni ninguna referencia con esta palabra concreta y las demás son posteriores a mis primeros escritos y charlas. Aunque suena lógica su construcción, su uso se ha popularizado con posterioridad a esta fecha.

Concepto: Aunque, como decíamos, siempre ha existido el uso de cuentos con finalidad de curar o de enseñar aspectos morales y de reflexión, crecimiento y maduración de los seres humanos. No había habido hasta ahora un intento de dar forma o estructura a esta disciplina. Nuestro intento ha sido estudiar las bases psicológicas e ir creando un catálogo de cuentos y de problemas psicológicos y de desarrollo humano que sean susceptibles de ser tratados con cuentos. Así mismo ver su tipología y crear ejercicios y pautas metodológicas que ayuden a profundizar en sus claves psicológicas y en la forma de ser utilizados en terapia.

Esta disciplina une así los conocimientos de múltiples ramas del saber, enseñándonos el potencial sanador de los cuentos y dándonos recursos para intervenir en los procesos psíquicos con esta herramienta, que siendo mayoritariamente un legado del inconsciente colectivo en la forma de los cuentos maravillosos, un legado de las hermandades y escuelas de crecimiento personal en la forma de cuentos aleccionadores o con mensaje y un legado de la sensibilidad individual en la forma de cuentos de autor, sobretodo los ilustrados y los denominados matriarcales por Claudio Naranjo; nos aportan nuevas perspectivas para la toma de conciencia en torno básicamente a lo que es cada cuento, para qué nos sirve y cómo lo podemos utilizar en nuestras tareas preventivas, terapéuticas , socio-educativas y transmisoras de salud.

Es una nueva forma de terapia a la par que antigua, para desarrollar esa percepción que nos permita acercarnos a un legado viejo en general como los Cuentos, pero con nuevos ojos, para ayudar así a sanar nuestro aparato psíquico partiendo de nuestro maltrecho inconsciente, desde las crisis que se dan en el crecimiento de cada persona y de la mano del análisis de los cuentos, iremos viendo cuáles han sido las rutas de solución y de alternativas que nos han legado nuestros antepasados por medio de esos mapas-guías que son los cuentos.

También nos acercamos a cuentos actuales en los que la sensibilidad individual es capaz de crear mapas para el inconsciente de nuestro niño interno perdido. De nuestro olvidado pensamiento mágico-simbólico.

En esta disciplina aprenderemos a ir eligiendo qué tipo de cuentos nos pueden ser útiles y para ello los desarmaremos y los destriparemos con el cariño de un viejo relojero, para conocer cómo funcionan y qué nos aportan. Es pues, un tipo de sabiduría que engloba el conocimiento técnico y el artístico. Para trabajar la cuentoterapia hemos de asumir el rol del artesano e imbuirnos en los propios arquetipos de sanación: Mago, Hada, Rey o Reina, espíritus de la naturaleza, animales parlantes, genios y objetos de poder, etc.

Veremos así que son en general un regalo de nuestros antepasados. Un Tesoro escondido a los ojos de todos de la forma más sabia: que es disfrazándolos como “algo inocuo” “cosas para los niños”.

Cada Cuento es el Mapa de cómo llegar a estos Tesoros. Un Tesoro que se llama con múltiples nombres: Satisfacción, Amor, Felicidad, Libertad, Fertilidad, Equilibrio, Maduración y Sabiduría. Es también un mapa de los peligros que nos acechan a lo largo de todo el camino… ciénagas, bosques oscuros, bandidos, ogros, brujas, gigantes, ladrones, farsantes, dragones y fantasmas….

Ellos nos van dando mensajes. Hoy en día necesitamos de esos mensajes en un mundo en crisis y lleno de tensiones, necesitamos de esos mapas del conocimiento que nos dan pistas de cómo conocernos, de cómo curarnos, de cómo vivir felices y continuar nuestro camino.

Con la cuentoterapia aprenderemos a decodificar el lenguaje oculto mágico simbólico de los cuentos en general, bucearemos en nuestro inconsciente por medio del análisis simbólico y de los arquetipos los patrones que den luz y conciencia a nuestro aparato psíquico para hallar soluciones a nuestros problemas vitales.

Es un instrumento útil no solo para niños-as sino también para jóvenes, adultos y ancianos-as. Sirve, no solo como elemento terapéutico, sino también como preventivo y como favorecedor del crecimiento de nuestra conciencia personal. Nos acerca por medio de sus múltiples Cuentos-Mapas al lado Masculino y al lado Femenino. A lo Patriarcal y a lo Matriarcal que habita en nosotros y en nuestras sociedades.

Estamos pues ante un instrumento terapéutico versátil, integrador y muy completo. Puede ser una forma de terapia en sí misma, pero es sobre todo un complemento muy eficaz para el resto de terapias tanto individuales como grupales.

Todos los talleres y títulos están avalados por la Asociación Iberoamericana de Cuentoterapia.

LOS PRINCIPALES OBJETIVOS DE NUESTROS TALLERES Y DE LA FORMACIÓN EN CUENTOTERAPIA SON:

– Profundizar en el descubrimiento del valor intrínseco de los cuentos como vehículos de sanación.

– Experimentar, observar y reflexionar en nosotros mismos el aspecto sanador de los cuentos.

– Conocer cómo son los mapas psicológicos y de conciencia que encierra cada cuento.

– Aprender a desentrañarlos para poderlos trabajar cuando se necesitan y para poderlos transmitir con una mayor conciencia.

– Fascinarnos y Admirarnos de su belleza y de su perfección, dejándonos empapar por ellos.

– Explorar los diferentes niveles de profundidad que nos ofrecen.

– Devolverles el lugar y la honra que se merecen en nuestro modelo cultural y en nuestro propio aparato psíquico.

– Divertirnos y Nutrirnos con ellos aprendiendo toda una colección de nuevos recursos que desgraciadamente se estaban empezando a olvidar.

– Aprender técnicas y ejercicios que facilitan su paso a la conciencia.

– Vivenciar su potencial sanador.

– Dotarnos de recursos para utilizarlos como herramienta terapéutica y psicopedagógica.

1-5 of 5